Intervención psicológica en pacientes psicóticos adictos a drogas



En la praxis habitual de los últimos años en el tratamiento de pacientes
drogodependientes, se encuentra de forma habitual la comorbilidad con otros
problemas psiquiátricos como son: los trastornos de personalidad, psicosis,
depresión, etc.
Antiguamente, se tuvo la creencia que la Terapia Cognitiva Conductual (TCC)
no podía llegar a abordar de forma efectiva algunos de esos pacientes como por
ejemplo: los pacientes adictos psicóticos en proceso de rehabilitación y que a pesar
de la toma de la medicación y abandono temporal de sustancias, aún experimentan
los llamados síntomas residuales psicóticos (pacientes que continúan
experimentando síntomas positivos residuales como paranoia, alucinaciones,
delirios, etc.).
Afortunadamente, esta creencia está desapareciendo en estos últimos años
debido principalmente a los buenos resultados que se obtienen al aplicar la TCC
con pacientes en proceso de rehabilitación o reinserción que presentan síntomas
psicóticos residuales. Algunas de estas investigaciones han demostrado que los
pacientes psicóticos que se les administra TCC en comparación con otros abordajes
psicológicos, experimentan efectos beneficiosos como: reducción significativa tanto
en la sintomatología positiva (delirios, alucinaciones, etc.) como en la negativa
(depresión, apatía, etc.), incluyendo incluso la reducción de la ideación suicida,
manteniéndose estos beneficios aún pasado cinco años después de la intervención
(Hansen, 2007; Turkington, 2008). Además, el utilizar en el proceso terapéutico la
TCC reduce el tiempo entre las hospitalizaciones debido a las recaídas así como, del
periodo de la hospitalización ofreciendo una inmejorable relación coste-eficacia en
los tratamientos de estos pacientes (Turkington, 2006). Todos estos resultados tan
prometedores para el tratamiento de población psiquiátrica, se analizaron a través
de un metanálisis de algunos de los estudios más exhaustivos realizados hasta la
fecha demostrando una vez más la eficacia de la adecuación de utilizar como
tratamiento de elección la TCC en población psiquiátrica (Lynch, 2010). Estos
resultados han sido tan prometedores que han tenido repercusión directa en el
National Institute for Clinical Excellence (NHS) del Reino Unido exigiendo en el
sistema nacional de salud la utilización de la TCC como tratamiento de elección
para distintos problemas psiquiátricos como la esquizofrenia tanto en atención
primaria como en secundaria (www.nice.org.uk).
Por todo ello, se nos abre un ventana a la reflexión llena de posibilidades de
elección terapéutica para dar una solución valida a todos nuestros usuarios/as que
presentan problemas psiquiátricos graves y que se encuentran actualmente en
proceso de tratamiento.

0 comentaris:

Publicar un comentario

No serán publicados aquellos comentarios que resulten ofensivos.