Cómo descubrir si nuestro hij@ adolescente fuma porros o toma pastillas

La edad media de inicio en el consumo de estupefacientes se sitúa entre los 13 y los 16 años


En nuestro país, de cada 10 estudiantes, 4 son policonsumidores (consumen dos o más sustancias)
La presencia de olor a alcohol o el característico aliento a tabaco, las pupilas excesivamente dilatadas o contraídas, el enrojecimiento, hinchazón o irritación de los ojos, así como la rigidez muscular o, en ciertos casos, incluso movimientos espasmódicos, son señales fisiológicas que pueden anunciar el consumo de alguna sustancia psicoactiva. Estos serían a juicio de Yoana Granero, directora del Centro de Formación de la Asociación Proyecto Hombre, algunos de los indicios que nos podrían advertir que nuestros hijos adolescentes están consumiendo estupefacientes. No es que haya que convertirse en policías pero, para esta profesional, una detección temprana aumenta las posibilidades de éxito y acorta la intervención, «por lo que la formación de la familia es fundamental».
Por este moltivo, y con objeto de promover el papel de los padres como agentes preventivos, facilitando la información suficiente sobre las adicciones y las vías de intervención para evitar o retrasar el consumo de drogas, la Asociación Proyecto Hombre ha creado el curso online gratuito «Escuela de Familias en la Red», dirigido a familias con hijos/as adolescentes. «La familia y los profesores son las principales vías formales por las que los jóvenes reciben información. Tras veinte años de éxito de la “Escuela de Familia” presencial en los distintos Centros de Proyecto Hombre, el curso trasladado a la red se adapta a las nuevas realidades familiares, que dificultan la asistencia presencial a las Escuela de Familia»

Adolescencia y consumo de drogas

La aparición de los primeros consumos de drogas suele tener lugar en la adolescencia. La última Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) señala que, durante 2012-13, el 81,9% de los estudiantes dice haber consumido alcohol en el último año, el 35,3% ha consumido tabaco, el 26,6% cannabis, el 11,6% hipnosedantes, el 2,5% cocaína, el 2% alucinógenos, el 1,7% anfetaminas y el 0.7 % heroína. El policonsumo es cada vez más frecuente entre los jóvenes, tanto en España como en Europa. En nuestro país, de cada 10 estudiantes, 4 son policonsumidores (consumen dos o más sustancias).
El papel de los amigos es otro de los aspectos que pone de manifiesto esta encuesta. Las prevalencias de consumo de cualquier droga son mayores entre los escolares que perciben un mayor número de amigos consumidores de esta misma sustancia. Los estudiantes de entre 14 y 18 años perciben el alcohol como la sustancia menos peligrosa y consideran que el tabaco es más peligroso que el cannabis. Proyecto Hombre trató en 2013 a más 3.200 adolescentes en sus programas terapéuticos, la mayoría de los cuales tenían vidas estructuradas antes del comienzo de su tratamiento.
«Pero cada vez recibimos a más familias normalizadas que acuden preocupadas por el comportamiento de sus hijos o con la sospecha de que éstos puedan estar iniciándose en el consumo de drogas», señala Belén Pardo, terapeuta de Proyecto Hombre Málaga. «La adolescencia es una etapa compleja. Nuestro hijo cambiaba muy rápidamente y nos preocupaban sus nuevas compañías. Los consejos de los terapeutas de Proyecto Hombre nos facilitó muchas pautas que mejoraron la convivencia en casa», comenta un padre de familia que ha participado en el curso de «Escuela de Familias en la Red».

«Escuela de Familias en la Red»


Fuente: ABC

0 comentaris:

Publicar un comentario

No serán publicados aquellos comentarios que resulten ofensivos.