La cocaína secuestra nuestro cerebro debilitando los recuerdos


Investigadores estadounidenses de la Universidad del Estado de Washington han descubierto que las drogas “secuestran” el cerebro mediante un mecanismo que altera el papel de la memoria, concretamente los circuitos cerebrales responsables de la pérdida emocional.  La cocaína también es capaz de cambiar la estructura del pensamiento, incluyendo las actividades del intelecto como el raciocinio (comprender, juzgar y razonar objetivos y hechos), el lenguaje o las abstracciones de la imaginación.
Este descubrimiento abre una nueva área de investigación de terapia dirigida ya sea a alterar o a desactivar este mecanismo.  Los expertos explican que aún falta por determinar si los cambios estructurales observados afectan a otras partes del cerebro y si son irreversibles.
El consumo continuado de cocaína puede provocar estados de irritabilidad, inquietud y paranoia, hasta incluso la persona pierde el sentido de la realidad y sufre alucinaciones auditivas.
Aquellos recuerdos asociados al consumo de las drogas son la de la adicción a las mismas ya que el cerebro refuerza los gran peso emocional y los conecta con la señal de recompensa. Y es que los expertos han descubierto que consumir drogas crea recuerdos tan fuertes que secuestran por completo nuestra memoria.
Para llegar a estas conclusiones, los investigadores realizaron un experimento con ratones a las que suministraron cocaína en una jaula, con objeto de que asociaran la experiencia de la droga con ese mismo lugar. Cada vez que se les suministraba droga, las ratas reforzaban el recuerdo asociado a ese entorno específico.
Para probar su hipótesis, extrajeron las estructuras denominadas redes perineuronales, un área del cerebro clave para tareas como la atención y la cognición y descubrieron que “cuando los manipulamos y les quitamos estas redes de la corteza prefrontal, vimos que nuestros animales tenían recuerdos más pobres”, explica Megan Slaker, coautora del trabajo. Se trata de un hallazgo muy novedoso ya que nadie jamás ha mirado estas estructuras dentro de la corteza prefrontal en relación con un recuerdo de drogas.
El estudio, que ha sido publicado en la revista Journal of Neuroscience, aclara que este experimento no eliminó el recuerdo de las drogas pero sí redujo su poder emocional, lo que podría ayudar a neutralizar la influencia de las drogas sobre los recuerdos.

En otros estudios anteriores realizados por  la Universidad de Johns Hopkins y del Instituto Nacional de Abuso de Drogas (EEUU) revelaron que existe una peligrosa interacción entre la cocaína y el alcohol cuando se consumen de forma conjunta. El organismo las convierte en etileno de cocaína, cuyo efecto en el cerebro es más duradero y más tóxico que si se usan por separado, provocando una mayor pérdida de funciones cerebrales. Es por ello que, dentro del grupo de fallecimientos producidos por combinación de dos drogas, las más habituales son las ocasionadas por cocaína y alcohol.

Cada año, más de 20.000 personas mueren en España de forma prematura y más de 4.000 ingresan en los hospitales españoles por psicosis producidas por alcohol y drogas. A nivel mundial la drogadicción provoca más de 250.000 muertes anualmente, según la ONU.

Fuente: La Información

0 comentaris:

Publicar un comentario

No serán publicados aquellos comentarios que resulten ofensivos.