Detectar el consumo de drogas en el aliento

La detección de drogas se efectúa habitualmente utilizando muestras de orina. La metodología y la reglamentación para unas pruebas de orina fiables están bien desarrolladas y pueden ser consideradas el actual patrón oro de la detección de drogas. Sin embargo, existe un problema obvio con las pruebas de orina, que radica en el método de recolección de la muestra, aparatoso y a veces muy lento, además de, por supuesto, capaz de ser visto por los donantes de muestras como una intromisión inadmisible en su privacidad.
Por todo ello, un grupo de investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo en Suecia ha trabajado en el desarrollo de una alternativa menos invasiva a las pruebas tradicionales con muestras de orina. Esta alternativa se centra en analizar el aliento en vez de la orina.
El equipo del profesor Olof Beck ha desarrollado el primer método sólido y completamente validado para la detección rutinaria del consumo de drogas en el aliento de las personas. El procedimiento no requiere más que un método sencillo de toma y preparación de muestras, que es seguido por una técnica analítica altamente sensible conocida como LC-MS (por las siglas en inglés de Liquid Chromatography - Mass Spectrometry). Las familias de drogas que se pueden identificar siguiendo esta técnica incluyen a las anfetaminas, las metanfetaminas, el cannabis, la cocaína y la heroína.
Por sus características, este nuevo método de detección de drogas sería fácil de usar en la calle de forma rutinaria, por ejemplo, durante las pruebas que se realizan en el arcén para detectar a gente que se ha puesto al volante de vehículos estando bajo la influencia del alcohol y/o drogas.

La exposición prenatal a la cocaína altera la organización funcional del cerebro en los recién nacidos

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (UNC), en Estados Unidos, basados en imágenes por resonancia magnética del cerebro de 152 bebés, encontró alteraciones en la conectividad funcional dentro de la parte de la red de la amígdala prefrontal, una vía que se cree que desempeñan un papel importante en la regulación de la excitación, vinculadas con la exposición en el útero a la cocaína.
«Hasta donde sabemos, este estudio es el primero en mostrar que el uso materno de drogas durante el embarazo altera la organización funcional del cerebro en los recién nacidos», afirma uno de los autores de la investigación, Wei Gao, profesor asistente de Radiología en la Universidad de Carolina del Norte.
«Este estudio puede informar de nuevas estrategias dirigidas a identificar los riesgos y la intervención temprana», añade Karen M. Grewen, profesora de Psiquiatría, Neurobiología y Psicología y otra autora del trabajo, cuyas conclusiones se revelan en un artículo que se publica este miércoles en la revista «Journal of Neuroscience».
En el estudio, se realizaron imágenes de resonancia magnética funcional (rsfMRI) de 152 niños en estado de reposo. De ellos, 45 habían sido expuestos a la cocaína durante su etapa prenatal, 43 tenían exposición prenatal a drogas distintas cocaína y 64 no habían sido expuestos a ninguna droga durante la gestación.
Se hallaron alteraciones en la organización funcional del cerebro en los bebés de los grupos que habían sido expuestos a las drogas. El grupo con exposición prenatal a la cocaína presentaba alteraciones adicionales que el otro grupo expuesto a otras drogas no tenía.

Agitación de los bebés

Se encontró una anti-correlación reducida entre la amígdala y la parte de la corteza prefrontal que se asocia específicamente con la exposición prenatal a la cocaína, lo que puede indicar un fallo potencial o riesgo de fallo en la supresión de las respuestas de la amígdala de la corterza prefrontal de orden superior. La interrupción de este circuito funcional puede potencialmente ser la base de la característica desregulación de la agitación observada frecuentemente en niños con exposición prenatal a la cocaína.
En general, este estudio reveló que rsfMRI en bebés puede jugar un papel fundamental en la búsqueda de biomarcadores para identificar riesgos y orientar la intervención temprana para mejorar los resultados de comportamiento posteriores.

Fuente: ABC

"El tabaco tendría que venderse como si fuera un paquete de veneno"


 “Los jóvenes que se inician en el tabaco pasan a ser adictos a la semana de tragar humo; muchos de los que aprenden a fumar pronto escalan a otras drogas como el cannabis, las personas que fuman mueren antes y las familias se empobrecen”. Así de contundente se expresa Joseba Zabala, portavoz de la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo, quien ha reclamado en el Parlamento Vasco más medidas contra el tabaco dentro del proyecto de Ley de Adicciones que está tramitando. Esa norma recogerá, entre otras disposiciones, la equiparación del cigarrillo electrónico con el tabaco normal y la prohibición de fumar en los estadios deportivos abiertos y en las sociedades gastronómicas. Pero aún resulta insuficiente, según Zabala. “Es preciso que esa ley también prohíba fumar en coches donde viajen menores”.
Esa es la propuesta que la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo ha elevado al Parlamento de Vitoria. “El proyecto de Ley de Adicciones es un tren que pasa cada 17 años. Aunque va en la buena dirección de la anterior ley de espacios sin humo, aún cojea. Muchas veces creemos que es algo obvio, pero hay cantidad de padres que no reparan en el hecho de que, si un menor está junto a nosotros y estamos fumando, ellos fuman a la fuerza. El concepto de humo de segunda mano supera lo de la molestia: es la vulneración del derecho humano a respirar. Y se está haciendo fumar a la fuerza a una persona que no quiere hacerlo, en este caso a un menor de edad cuando va en un vehículo”.
Para Zabala, el tabaco y todo lo que le rodea está “rodeado de una gran cantidad de mentiras” que es preciso desenmascarar. “Las principales tabaqueras mentían cuando aseguraban que desconocían la adictividad de su producto; se ha mentido cuando en 2010 se prohibió fumar en los bares y se vaticinó la ruina del sector; se ha mentido cuando se ha dicho que se iba a arruinar el sector de las máquinas expendedoras… Lo único cierto es que el tabaco es dañino, mortífero y por eso debe venderse como un paquete de veneno. Porque es eso, veneno. Nada de venderse en paquetes glamurosos y publicitarios”.
En esa línea, el Parlamento británico ha decidido que el tabaco vaya envasado en un paquete que indique que se trata de veneno. Una aspiración de la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo. “Queda aún mucho por sensibilizar. Lo que ocurre con el tabaco es que es un elemento que se ha introducido de una manera cultural en los últimos siglos y hoy cuesta ver lo tóxico y mortal que resulta”.

Miedo escénico de los políticos

Se trata de una droga socialmente aceptada y por eso resulta tan complicada de combatir. “El problema es que el tabaco resulta muy accesible para los menores. Desde un punto de vista de la eficacia, es mejor la prevención ambiental que la propia educación. Es decir, que la droga no esté disponible. Hacemos mucho más que si solo nos dedicamos a dar consejos por las escuelas. Frente a los que dicen que fumar es una decisión equilibrada de una persona que la toma libremente, puedo asegurar que no es así. La adicción es cuestión de pocos días. Un menor de edad en una semana puede firmar un contrato de por vida con una tabaquera”.
Además, según Zabala, “el acceso al tabaco de los menores no va mediado por el propio tabaco, como hace unas décadas, sino que lo hace por el inicio en el consumo de cannabis. Uno de cada dos chavales que se inician al tabaco lo hace simultáneamente con el cannabis”.
Medidas como la prohibición de fumar en los estadios deportivos abiertos son “paso en la buena dirección”. “Existe un miedo escénico por parte de los políticos a dar pasos en este sentido y les decimos que van a contar con el apoyo social, con el apoyo de los médicos. Y por eso les exigimos que vayan con la ciudadanía. En 2008 pedimos los frontones libres de humo y fuimos tildados de locos. Ahora no hay humo en los frontones y no pasa nada”.
Ante la posibilidad de implantar una especie de ley seca del tabaco, Zabala asegura que la Sociedad Vasco Navarra de Prevención del Tabaquismo no es partidaria. “El tabaco es una droga consumida por una cuarta parte del planeta. Lo que hay que hacer es ir evidenciando los peligros y que se vaya dejando por convicción. Las leyes secas no funcionan en salud pública. Hay que regular de forma razonable de manera que las multinacionales no puedan hacer lo que quieran”.

Fuente: El diario.es

Una droga llamada 'Flakka' que induce a paranoia


La primera voz de alerta de la aparición en las calles del sur de Florida de un nuevo derivado de las sales de baño se escuchó en la St. Lucie County Sheriff’s Office. Los detectives de narcóticos dicen que parece un cruce entre el crack y la metanfetamina, con un distintivo olor nauseabundo. Bautizada como 'Flakka', es la nueva droga que preocupa -y mucho- a las autoridades en EEUU.
"Tiene un fuerte olor como a calcetín sudado," declaró el sargento Rob Pettit al canal WPBF 25 News, señalando que la sutancia "se puede esnifar, fumar e incluso comer". Esta última versión callejera de las famosa droga sales de baño, tiende a provocar no sólo la paranoia y psicosis, sino que desata en el consumidor una agresividad y combatividad extremas. Se consume con los famosos cigarrillos electrónicos que tan de moda se pusieron hace unos meses.
El compuesto químico, identificado a través de pruebas de laboratorio como alpha-PVP, parece a simple vista y provoca un comportamiento similar a la metanfetamina cristal, pero es mucho más barata. Los efectos de la Flakka generalmente desaparece después de un par de horas, y la necesidad de volver a consumirla, el llamado 'mono' es muy intenso.
Desde el pasado enero, el consumo de Flakka en el sur de Florida ha dado lugar al arresto de un pistolero desnudo en una azotea de Lake Worth, el repetido intento de un hombre por romper la puerta de cristal de la Comisaría de Policía de Fort Lauderdale, y el caso de un individuo que se empaló cuando intentaba escalar una valla de seguridad en la comisaría de Fort Lauderdale porque -según él- estaba tratando de escapar de una horda de asesinos.

Otra moda, hija del butano

La Flakka no es la única novedad en lo que a sustancias se refiere en las calles del sur de Florida. Existe otra droga de moda llamada Budder, con la que los narcos intentan escapar a la presión policial contra la distribución de Spice (Synthetic Marijuana) las llamadas 'sales de baño' y otras drogas de laboratorio.
La droga Budder, también llamada 'butane hash oil' o 'marijuana wax', es una sustancia pegajosa que se puede fabricar en casa a través de un proceso altamente inestable que requiere remojar las hojas y tallos de plantas de marihuana en un disolvente químico como el butano, para extraer el concentrado más potente.
Desde la Oficina del Sheriff del Condado de Palm Beach alertaron hace meses de esta sustancia, señalando que para los narcos es muy peligrosa al ser explosiva durante la fabricación. Para los agentes en las calles la preocupación es que el Budder "está ganando en popularidad y es muy potente, con un alto nivel de THC", el tetrahidrocannabinol, principio activo del cannabis.
El peligro que implica su producción pudo comprobarse en mayo del año pasado cuando una casa de Boca Ratón quedó hecha añicos después de que hiciera explosión un laboratorio para fabricar esta sustancia.
Fuente: Te Interesa.es

Los fumadores habituales de cannabis son más susceptibles a tener falsos recuerdos


  • El uso crónico de cannabis puede acentuar problemas de memoria al envejecer, según estudio del Hospital de Sant Pau y la Autónoma de Barcelona.  
  • Además, sus usuarios muestran distorsiones en los recuerdos que les hacen llegar a creer que han vivido situaciones diferentes a las reales.
Es sabido que el consumo de cannabis provoca problemas de memoria. Ahora, un estudio español que publica la revista Molecular Psychiatry muestra que los consumidores de esta sustancia tienen una mayor propensión a experimentar falsos recuerdos. Así, los consumidores crónicos de esta sustancia muestran más dificultades que la población general para retener nueva información y recuperar recuerdos almacenados en la memoria. 

La memoria es un proceso maleable que se va construyendo de forma progresiva y que es, por tanto, susceptible a distorsiones o falsos recuerdos. Estos 'errores' de la memoria se observan con mayor frecuencia en diversos trastornos neurológicos y psiquiátricos, pero también en la población sana, sobre todo a medida que aumenta la edad. "Un fenómeno habitual es tener falsos recuerdos de situaciones vividas en la infancia y que creemos recordar porque las personas de nuestro entorno nos las han contando muchas veces", aseguran los autores.

Se trata del grupo de investigación en Neuropsicofarmacología Humana del Instituto de Investigación Biomédica del Hospital de Sant Pau, junto a investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona, y en colaboración con el grupo de Cognición y Plasticidad Cerebral del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge.

Para la investigación se utilizó una tarea en la que se mostró, a un grupo de consumidores crónicos de cannabis y a un grupo de controles sanos, una serie de palabras que debían aprender. Pasado unos minutos se volvieron a presentar las palabras originales junto con palabras nuevas no relacionadas y palabras nuevas relacionadas semánticamente, y se les pidió a todos los participantes que indicaran qué palabras pertenecían a la lista original.

Los consumidores de cannabis creyeron haber visto con anterioridad las palabras relacionadas semánticamente con mayor frecuencia que el grupo de control. Usando la técnica de imagen por resonancia magnética, los científicos descubrieron que los consumidores de cannabis mostraban menor activación en áreas del cerebro asociadas al procesamiento de los recuerdos y al control general de los recursos cognitivos.

El estudio encontró estos déficits de memoria a pesar de que los participantes habían abandonado el consumo de cannabis un mes antes de la realización de la prueba. A pesar del tiempo transcurrido desde el último consumo, la activación del hipocampo, una estructura clave vinculada al almacenamiento de los recuerdos, fue menor cuanto mayor había sido el uso de cannabis a lo largo de la vida del participante.

Estos resultados demuestran que los consumidores de cannabis presentan una mayor vulnerabilidad a sufrir distorsiones de memoria incluso semanas después de cesar el consumo. Esto sugiere que se produce una afectación prolongada de los mecanismos cerebrales que nos permiten distinguir entre sucesos reales e ilusorios.

Fuente: 20 minutos

Algunas drogas han aparecido tan recientemente que se desconocen los riesgos incluso a corto plazo

El responsable para Andalucía del proyecto Energy Control, Claudio Vidal, ha alertado de que hay drogas sintéticas de aparición tan reciente que se desconocen sus riesgos incluso a corto plazo, por lo que ofrecen una "gran incertidumbre", es "imposible hacer un uso informado y responsable", por lo que se "desaconseja" aún más su consumo.
Energy Control es un proyecto de la Asociación Bienestar y Desarrollo con implantación en varias regiones españolas que trabaja ofreciendo a consumidores de drogas información y recursos para que puedan tener un uso que "minimice los riesgos".
Sin embargo, con las nuevas sustancias sintéticas apenas pueden ofrecer esa información. "Dado que no conocemos los riesgos es imposible hacer un uso informado y responsable y desaconsejamos su consumo", señala Vidal, que también ha subrayado que, al contrario que en otros países, en España no disponemos de datos adecuados sobre la prevalencia del consumo de estas sustancias.
El experto mantiene que el consumo de este tipo de sustancias es un fenómeno que arrancó años atrás y que "va creciendo" aunque no llega a límites "muy relevantes" y ha alertado de que hay una "especial preocupación" porque en ocasiones se emplean como adulterantes de las drogas tradicionales y "hay personas que creen que están consumiendo anfetaminas o LSD pero en realidad están tomando otras de riesgos y efectos desconocidos".
Consumidores previos
Sobre el perfil del consumidor, Vidal expone que suelen ser personas "experimentadas en el consumo de otras drogas" que se acercan a estas otras por "curiosidad y para probar nuevas sustancias". "No vemos gente que se inicie en el consumo con estas sustancias sino que ya son consumidores previos", incide.
Sobre los riesgos del consumo de estas sustancias, Vidal incide en que es "difícil" hablar de aspectos específicos y subraya que "cualquier persona que decida acercarse a una de estas sustancias" requiere una "dosis extra de precaución", además de seguir unas "recomendaciones básicas".
Así, el experto recomienda que, de forma general, se debe usar una vía de administración "lo más segura posible, como la vía oral, frente a otras que conllevan aún más riesgos"; "tomar una dosis de prueba en cantidad pequeña para valorar los efectos"; "descartar el consumo si la sustancia no hace efecto cuando debería" y "acudir a urgencias y explicar qué se ha consumido ante cualquier efecto extraño".
Cabe recordar que el pasado fin de semana una persona falleció y cuatro resultaron intoxicadas en Málaga capital y en Torremolinos en casos en los que presuntamente al consumo de droga se unió el del alcohol. La Policía Nacional investiga si la muerte de un joven estadounidense y los otros casos de intoxicación corresponden al consumo de alguna nueva sustancia o a una nueva partida de droga adulterada.
Al respecto, Vidal ha pedido "prudencia" y ha recalcado que, por el momento, no hay una confirmación toxicológica sino solo hipótesis de investigación sobre las sustancias que los afectados pudieron consumir.

Fuente: 20 Minutos