Los peligros de las “drogas legales”


No se han probado, son impredecibles y, en algunos casos, mortales. La expansión de “legal highs” o drogas sintéticas legales se ha convertido en un dolor de cabeza para los gobiernos de toda Europa. Estas nuevas sustancias psicoactivas surgieron en Europa hace de una década. Culpables de decenas de muertes, los que las consumen raramente saben lo que están tomando.
Intentan imitar los efectos de drogas ilegales como el cannabis y la cocaína. Se han identificado cientos de ellas y, aunque muchas han sido prohibidas, otras todavía se venden libremente.
Los expertos advierten de que estos productos de los que aún se desconocen las consecuencias representan un gran riesgo para la salud. ¿Qué se está haciendo para proteger a los ciudadanos?

Fuente: Euronews

101 nuevas drogas inundan Europa en el último año

Nada menos que 101 estupefacientes nuevos inundan el viejo continente en los últimos meses, según refleja el Informe Europeo sobre Drogas 2015, que hace hincapié en las crecientes dificultades de control debido al papel en alza de internet y las redes sociales como formas de distribución de todo tipo de sustancias.
Se venden como «euforizantes legales», una terminología eufemística que atrae a los compradores más indecisos. La proporción de psicotrópicos elaborados recientemente avanza a un ritmo de dos por semana. Una prueba de que las mafias que dominan el negocio necesitan renovar sus productos para captar a los clientes saturados de la cocaína o el éxtasis en sus versiones más conocidas.
El documento, presentado por la UE en Lisboa, retrata que las nuevas drogas se han incrementado un 25% respecto al año anterior, un dato muy preocupante.
El mercado de la heroína vive un retroceso en cuanto a los consumidores que se incorporan por primera vez, pero la producción de opio ha subido de manera considerable en Afganistán y el resultado puede ser un próximo repunte en la circulación de la heroína en Europa.

Alto consumo de cannabis

Pero la droga ilegal más vendida desde Portugal hasta Rusia sigue siendo el cannabis. Tanto es así que 19,3 millones de personas admiten haberlo consumido en el último año.
Su utilización desciende ligeramente en Alemania, España y Reino Unido. Por el contrario, muestra la tendencia contraria en Bulgaria, Francia, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega.
El cannabis representa el 80% de las incautaciones y los delitos relacionados con las drogas en Europa, de acuerdo con los indicios apuntados en el informe.
Si nos referimos de manera específica a los estimulantes, la reina es la cocaína: cerca de 3,4 millones de adultos (de 15 a 64 años) confiesan haberla consumido a lo largo de estos doce meses.
«En los datos más recientes se observa un descenso de su consumo. De los países que han realizado encuestas desde 2012, ocho notificaron estimaciones más bajas y tres más altas que en las anteriores mediciones», asegura el estudio.
El comisario europeo de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía, Dimitris Avramopoulos, comenta al respecto: «El informe muestra que nos enfrentamos a un mercado de las drogas globalizado, que cambia rápidamente; en consecuencia, debemos mantenernos unidos, actuar con prontitud y mostrar determinación en nuestra respuesta ante esta amenaza».
Y prosigue: «Un asunto que me preocupa sobremanera es que Internet se está convirtiendo cada vez más en una nueva fuente de abastecimiento de sustancias psicotrópicas, tanto para las controladas legalmente como las que todavía no están sometidas a control».
Por su parte, el presidente del Observatorio Europeo de Drogas, João Goulão, declara: «La complejidad del problema es ahora mucho mayor. Numerosas sustancias que se ofrecen en la actualidad son prácticamente desconocidas para los usuarios de hace dos décadas. Las fronteras entre las drogas antiguas y las nuevas son más difíciles de establecer, dado que las sustancias nuevas imitan cada vez más a las drogas controladas. Esta perspectiva anual del problema de las drogas en Europa es un elemento valioso como información en la que basar debates sobre políticas en materia de droga en la actualidad. También ofrece importantes reflexiones para las políticas que necesitaremos en el futuro».

Fuente: ABC

Los jóvenes españoles, segundos de la UE en consumo de cocaína y cuartos en cannabis

El consumo de drogas en España da señales de estabilización, una tendencia que se vislumbra durante los últimos años y que contrasta con los crecientes problemas de salud asociados al uso de sustancias estupefacientes. Así se desprende del informe anual elaborado a nivel comunitario por el Observatorio Europeo sobre Drogas y Toxicomanías (OEDT), basado en las estadísticas nacionales de cada país recogidas en 2013.
El número de españoles de entre 15 y 34 años que consumió al menos una vez cocaína en los doce meses anteriores a la encuesta se situó en el 3,3%, tres décimas menos que un año antes. Un porcentaje notablemente superior a la media europea (1,9%) y solo por detrás de Reino Unido (4,2%).
En el caso del cannabis, la proporción de personas de esa edad que probaron esta sustancia en los últimos doce meses se mantuvo en el 17%, exactamente la misma cifra que en el informe de 2014. El país continúa en el grupo de cabeza de la clasificación europea en esta categoría (la media comunitaria es del 11,7%), pero por detrás de Francia, República Checa y Dinamarca.
El número de españoles de entre 15 y 34 años que probaron anfetaminas en los doce meses pasados fue del 1,2%, una décima más que en el informe anterior, y los que consumieron éxtasis se situaron en el 1,5%, lo que también refleja una subida de una décima. En estos dos últimos casos, el país presenta porcentajes similares a las medias europeas. Los datos reflejan una caída significativa si son comparados con los valores recogidos a lo largo de la última década, y reflejan un retroceso coincidiendo con el estallido de la crisis económica -a partir de 2008-, lo que según los expertos puede deberse al descenso de la renta disponible de los consumidores "recreativos".
Sin embargo, las estadísticas que incluye el informe anual del OEDT muestran una subida generalizada en comparación con el estudio de 2014 en los adultos —entre 15 y 64 años— que reconocen haber probado alguna de estas drogas al menos una vez en su vida. En cocaína el porcentaje subió del 8,8% al 10,3%, en cannabis pasó del 27,4% al 30,4%, en éxtasis se incrementó del 3,6%al 4,3% y en anfetaminas aumentó del 3,5% al 3,8%. Un centenar de drogas nuevas, a un ritmo de dos por semana El organismo europeo dedicado a estudiar el consumo de drogas en el continente advirte además del continuo aumento de las llamadas "nuevas drogas", así como del papel cada vez más relevante que juega Internet en la compraventa de estupefacientes.
Los especialistas destacan la proliferación de sustancias "que no están bajo el control de la legislación internacional producidas con la intención de imitar los efectos" de drogas conocidas, cuya persecución supone un reto para las autoridades. Así, el observatorio detectó durante el año pasado un total de 101 nuevas sustancias psicotrópicas (esto representa un 25% más que el año anterior, cuando fueron 81), en una tendencia claramente alcista en los últimos años.
Con las nuevas sustancias, el observatorio europeo de drogas —que lleva 20 años monitorizando el mercado— tiene ahora bajo su radar un total de 450 sustancias, la mitad de las cuales se han descubierto en los últimos tres años. Dos grupos de drogas copan la lista de nuevas sustancias: catinonas de síntesis (31 sustancias) y los cannabinoides sintéticos (30 sustancias), que habitualmente se ponen a la venta como sustitutivos legales de estimulantes y cannabis.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2480455/0/drogas/europa/memoria-emcdda/#xtor=AD-15&xts=467263
Con las nuevas sustancias, el observatorio europeo de drogas —que lleva 20 años monitorizando el mercado— tiene ahora bajo su radar un total de 450 sustancias, la mitad de las cuales se han descubierto en los últimos tres años. Dos grupos de drogas copan la lista de nuevas sustancias: catinonas de síntesis (31 sustancias) y los cannabinoides sintéticos (30 sustancias), que habitualmente se ponen a la venta como sustitutivos legales de estimulantes y cannabis.
Cada vez más países recogen en sus estudios sobre prevalencia del consumo de drogas las nuevas sustancias. En la mayoría de países de la UE, la prevalencia del consumo de estas sustancias parece ser bajo. Sin embargo, incluso el escaso uso de estas sustancias puede ser una preocupación, debido a la severa toxicidad de algunas sustancias, advierte el observatorio.
El problema para las autoridades con las "nuevas drogas" es la velocidad a la que los productores introducen pequeños cambios en su composición química, por lo que una vez ilegalizadas ya existen otros productos similares en el mercado que no figuran en la lista de sustancias prohibidas, lo que obliga a reiniciar el proceso. Como ejemplo, el estudio del Observatorio Europeo señala que del centenar de sustancias detectadas en 2014, 13 "no encajan fácilmente en ninguno de los grupos bajo control" y 4 más "se usan como sustancias activas en medicamentos" por lo que a priori son legales. "Hay pruebas de que las nuevas sustancias psicotrópicas han funcionado como sustitutivos comerciales en momentos de baja disponibilidad y calidad de drogas ilegales establecidas", afirman los especialistas, que atribuyen la popularidad que obtuvo la mefedrona a estos factores. De acuerdo con la información recabada hasta el momento, los productos químicos utilizados para su fabricación son mayoritariamente importados del extranjero, aunque "cada vez se elaboran más productos en Europa en laboratorios clandestinos y se venden directamente en el mercado".
El mercado en Internet
Otra de las alertas del documento es la aparición de "cibermercados" de droga, muchos de ellos sólo accesibles a través de "un software de cifrado" en los que se utilizan monedas virtuales, como Bitcoin, lo que dificulta su control y seguimiento. El observatorio destaca la identificación en la última década de 650 sitios webs de venta de euforizantes. Sin embargo, ahora el reto lo presenta la web accesible solo con software cifrado, indican los expertos. En esta red (deep web, thor o dark net) se intercambian bienes de forma anónima. El informe también destaca el papel cada vez más activo que las redes sociales y las aplicaciones móviles juegan en los mercados de las drogas, ya sea en su comercialización, intercambio de información, opinión y experiencias. "Es posible que los cibermercados se conviertan en un eje importante de nuestra actividad de supervisión en el futuro", sentencian. "El crecimiento de los mercados de drogas virtuales plantean grandes desafíos a la hora de hacer cumplir la ley y las políticas de control de drogas", dice el informe. "Los actuales modelos de regulación tendrán que ser adaptados para un contexto global y virtual", indica el informe europeo. La heroína entra por el sur 
El informe destaca a su vez una reducción en la demanda de tratamiento y en los daños relacionados con la heroína, aunque preocupan varios indicadores del mercado. La ONU estima un aumento sustancial en la producción de opio en Afganistán, el país que suministra la mayor parte de la heroína consumida en Europa. Por tanto, es posible que se produzca un efecto dominó y es motivo de preocupación el aumento de las estimaciones de pureza de la heroína disponible en Europa. Según los últimos datos, en algunos países en los que se ha observado tal aumento, ha crecido también el número de muertes por sobredosis. En todo caso, hay pruebas de innovación en la oferta de heroína en los mercados europeos y cabe la posibilidad de un resurgimiento de esta droga. Entre los signos de cambio en la oferta se encuentran la detección de nuevos laboratorios de elaboración de esta droga en Europa y las pruebas de una adaptación en las rutas de tráfico y en el modus operandi de los grupos delincuentes. Continúa preocupando el tránsito de heroína de Pakistán y Afganistán hasta Europa a través de África. Cualquier posible aumento en la disponibilidad de heroína debe analizarse en el contexto del estancamiento general en la demanda de esta droga, puntualiza el observatorio europeo. El cannabis, lo más consumido
Se estima que casi una cuarta parte de la población adulta de la Unión Europea, más de 80 millones de personas, han probado drogas ilegales en algún momento de su vida. La más consumida en Europa sigue siendo el cannabis. La prevalencia del consumo de cannabis es aproximadamente cinco veces superior a la de otras sustancias. El informe señala que 79 millones de europeos lo han probado y que un 1% lo consume a diario. Según el observatorio, uno de cada diez jóvenes europeos lo ha consumido en el último año. El cannabis también representa el 80% de todas las incautaciones de droga en Europa (49% la marihuana y 28% el hachís), la mayoría en España según el estudio del OEDT, que incluye datos —mayoritariamente de 2013— de los 28 países de la Unión Europea más Turquía y Noruega. Además, la producción y el tráfico de cannabis son cada vez más importantes desde el punto de vista de la actuación de los cuerpos y fuerzas de seguridad, dada la creciente implicación de la delincuencia organizada, destaca el estudio. Los nuevos datos muestran asimismo una importancia creciente del cannabis en los sistemas de tratamiento de la drogodependencia en Europa, habiendo aumentado el número de demandas de tratamiento. El aumento lo achacan a que en algunos países el sistema de justicia deriva a los infractores por cannabis a tratamiento. En el capítulo de las estadísticas de incautaciones de droga, España sobresale en los kilos de hachís, siendo el primero de los treinta países fiscalizados, con 319 toneladas incautadas, más de la mitad del total (560.303 kilos). También es la primera nación en incautaciones de cocaína, con 26 toleadas.

Fuente: 20 minutos
El número de españoles de entre 15 y 34 años que consumió al menos una vez cocaína en los doce meses anteriores a la encuesta se situó en el 3,3%, tres décimas menos que un año antes. Un porcentaje notablemente superior a la media europea (1,9%) y solo por detrás de Reino Unido (4,2%). En el caso del cannabis, la proporción de personas de esa edad que probaron esta sustancia en los últimos doce meses se mantuvo en el 17%, exactamente la misma cifra que en el informe de 2014. El país continúa en el grupo de cabeza de la clasificación europea en esta categoría (la media comunitaria es del 11,7%), pero por detrás de Francia, República Checa y Dinamarca.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2480455/0/drogas/europa/memoria-emcdda/#xtor=AD-15&xts=467263

La UE detecta un aumento constante de nuevas drogas y la aparición de 'cibermercados'

El organismo europeo dedicado a estudiar el consumo de drogas en el continente ha advertido del continuo aumento de las llamadas "nuevas drogas", así como del papel cada vez más relevante que juega Internet en la compraventa de estupefacientes.
En el informe anual del Observatorio Europeo sobre Drogas y Toxicomanías (OEDT), con sede en Lisboa, los especialistas destacan la proliferación de sustancias "que no están bajo el control de la legislación internacional producidas con la intención de imitar los efectos" de drogas conocidas, cuya persecución supone un reto para las autoridades.
Alerta además de la aparición de "cibermercados" de droga, muchos de ellos sólo accesibles a través de "un software de cifrado" en los que se utilizan monedas virtuales, como Bitcoin, lo que dificulta su control y seguimiento. El documento informa sobre el creciente uso por los narcotraficantes de la llamada "Deep Web" (web profunda), vocablo utilizado para definir ese espacio en Internet "invisible", al que no se puede acceder mediante motores de búsqueda convencionales y que ya es utilizado por diferentes grupos delictivos.
Así , existen "criptomercados de drogas como Silk Road, Evolution y Agora", donde sólo se puede entrar "mediante el uso de un software cifrado que ofrece un alto grado de anonimato". "Al igual que en otros cibermercados como eBay, se ofrece a vendedores y compradores una infraestructura para realizar las transacciones y la prestación de servicios", que incluye incluso una valoración de quienes participan realizada por los propios usuarios y foros de debate. Después se usan envases camuflados para facilitar el transporte de pequeñas cantidades a través de los canales comerciales establecidos.
"El crecimiento de los mercados virtuales de droga supone un gran reto para las autoridades (...)", según reza el texto, que recuerda que "fabricantes, proveedores, minoristas, servidores de las web y los servicios de pago se reparten en diferentes países". "Es posible que los cibermercados se conviertan en un eje importante de nuestra actividad de supervisión en el futuro", sentencian.

Cambios constantes para burlar la ley

En Internet se comercializan también las llamadas "nuevas drogas", que han crecido "rápidamente durante la última década" pese a que su consumo "parece ser limitado". De hecho, en 2014 se detectaron 101 de esas nuevas sustancias, un 25 % más que el año anterior, la mayoría "cannabinoides, estimulantes, alucinógenos y opioides sintéticos" que imitan drogas "tradicionales". "Para evitar los controles, se etiquetan a menudo de forma equívoca, indicando por ejemplo que se trata de compuestos químicos en investigación y agregando en las cláusulas de exención de responsabilidad que no están destinadas al consumo humano", reza el informe.
El problema para las autoridades con las "nuevas drogas" es la velocidad a la que los productores introducen pequeños cambios en su composición química, por lo que una vez ilegalizadas ya existen otros productos similares en el mercado que no figuran en la lista de sustancias prohibidas, lo que obliga a reiniciar el proceso. Como ejemplo, el estudio señala que del centenar de sustancias detectadas en 2014, 13 "no encajan fácilmente en ninguno de los grupos bajo control" y 4 más "se usan como sustancias activas en medicamentos" por lo que a priori son legales.
De acuerdo con la información recabada hasta el momento, los productos químicos utilizados para su fabricación son mayoritariamente importados del extranjero, aunque "cada vez se elaboran más productos en Europa en laboratorios clandestinos y se venden directamente en el mercado.

Fuente: El Mundo

Tolerancia cero con el consumo de alcohol y drogas al volante

Cero, cero... de alcohol y drogas al volante. Esta es la tasa recomendada por Tráfico, que esta semana pone en marcha una campaña especial para detectar estas sustancias al tiempo que recuerda que cuatro de cada diez conductores fallecidos el año pasado en accidente presentaron resultados positivos. Pero además, representan el 25 por ciento de todas las muertes en carretera en Europa. El pasado año fue el primero en el que se comenzaron a llevar a cabo controles preventivos masivos de drogas en España, más de 30.000 test preventivos con el resultado de un 35 por ciento de positivos entre los conductores testados. Para este año se duplicará el número de pruebas. El objetivo es llegar a un uno por ciento de positivos en alcohol. El pasado año el porcentaje fue del 1,7 y hace diez años era del 5 por ciento. Como en otras ocasiones, Tráfico invita a las policías locales y autonómicas a sumarse a la campaña para que el mensaje de tolerancia cero con el  alcohol y las drogas en la conducción llegue al mayor número posible de destinatarios.

Fuente: ABC

El "predictor" de las drogas


Funciona como el test de embarazo y tiene una fiabilidad del 99 por ciento. Utiliza sustancias extraídas de ovejas que reaccionan ante la presencia de los principales estupefacientes. El Drug Test 5000, un sistema de la empresa alemana Dräger y que ya lleva tiempo empleándose en Europa y Estados Unidos, será en poco tiempo un aparato muy conocido por los conductores asturianos. Será el que se utilice, por ejemplo, en la campaña de control de drogas que Tráfico llevará a cabo en las carreteras de la región a partir de mañana, lunes, y durante una semana. Los agentes están aprendiendo a utilizarlo y la asociación Unión de Guardias Civiles organizó esta semana, con la Asociación de Criminólogos, la Delegación del Gobierno y la propia empresa Dräger, una jornada para familiarizarles con el aparato, cuyo manejo es de lo más sencillo.
Desarrollar este test de drogas ha supuesto la friolera de quince años, abandonar un proyecto anterior y empezar de cero hasta dar con la solución adecuada, según explica José Luis Fernández, responsable de Grandes Ventas de Dräger en España. Su principal peculiaridad es que sólo detecta los tóxicos consumidos en las seis horas previas, lo que reduce de forma importante la posibilidad de falsos positivos.
El aparato cuenta con unas "tiras inmunológicas" en las que se impregnan sueros biológicos obtenidos de ovejas, según explica José Luis Fernández, que reaccionan ante los seis grupos más habituales de drogas: la cocaína, los opiáceos (heroína y metadona, principalmente), las benzodiacepinas, las anfetaminas, metanfetaminas, ketamina y el THC, principio activo del hachís y la marihuana, "que es la droga más difícil de medir". "Funciona como un 'predictor' de embarazo", indica Fernández. "El concepto que aplica no es nuevo, pero ha costado mucho dar con las sustancias que reaccionan ante la presencia de los estupefacientes", asegura.
Un conductor al que se seleccione para ser sometido a control tendrá que realizar, en primer lugar, una prueba de alcoholemia y, a continuación, la de drogas. Los agentes toman una muestra de la saliva del conductor, por medio de un algodón unido a un soporte que se introduce en la boca. El soporte se introduce en el interior del aparato, se cierra y se realiza el análisis, que tiene el carácter de indiciario. Esto es, no sirve para sostener una acusación o imponer una sanción administrativa. Se precisa una segunda prueba, que deber ser realizada en laboratorio. Los agentes deben tomar una segunda muestra de saliva, la precintan y la remiten al correspondiente servicio, manteniendo en todo momento la cadena de custodia. Será el resultado de esta segunda prueba la que determine la apertura de diligencias por conducción bajo los efectos de las drogas. El conductor que considere que su prueba ha sido un falso positivo puede exigir realizar un análisis de sangre para demostrarlo. En caso de que el positivo se mantenga, deberá pagar el coste de esta prueba médica. Porque hay una posibilidad entre cien de que haya falsos positivos, y, por contra, falsos negativos, según señala José Luis Fernández.
En el caso de la cocaína, el test detecta entre 20 y 50 nanogramos por mililitro de saliva, que son los cortes que se han establecido para determinar como consumo reciente. En el caso del THC, los cortes son aún menores, entre 5 y 20 nanogramos, lo que da idea de la sensibilidad del aparato. La sola presencia de estas drogas es suficiente para incurrir en un delito, según la ley. Las penas son de prisión de tres a seis meses, o bien multa de seis a doce meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, así como la privación del derecho a conducir desde uno hasta cuatro años. La negativa a realizar la prueba de drogas supone la apertura de diligencias por un delito que lleva aparejadas penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

 Las pruebas de drogas se realizarán también a aquellos conductores que hayan sido sorprendidos realizando una infracción o se hayan visto involucrados en accidentes de tráfico. Y también los peatones implicados en algún percance de tráfico. Cualquier cosa con tal de concienciar a los ciudadanos de la necesidad de evitar el consumo de drogas al volante. Y es que cuatro de cada diez fallecidos en accidente el año pasado habían consumido algún tipo de droga.

Fuente: La Nueva España

3ª marcha del Día mundial sin drogas


Fecha: Sábado día 27 de junio de 2015
Lugar: Parque de Batoi, junto a la Vía Verde
Hora: 9:00h
Recorrido: desde Batoi al Polideportivo
Inscripción: gratuita a través del correo upc@alcoi.org, o el teléfono 965537124
Observaciones: Almuerzo gratuito para las personas inscritas

Los pediatras alertan de intoxicaciones de bebés por drogas y psicofármacos

Los pediatras salmantinos han dado la voz de alarma ante la aparición de casos de bebés que presentaban cuadros de intoxicaciones por el consumo accidental de drogas. El Hospital atendió durante el último año dos casos: uno de ellos por cocaína inhalada y otro por una intoxicación de una droga que no se logró identificar, aunque se cree que pudiera ser metadona.
Estos casos cuentan con muy pocos precedentes en el Hospital, según confirmó el coordinador salmantino de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas, Javier López Ávila que señala que suelen producirse por "fiestas o descuidos en casas de los padres". En el caso de la cocaína inhalada se produce al entrar el bebé en contacto con el humo; o al probar directamente la sustancia derramada. "Deben tomarse las medidas adecuadas de prevención para evitar estos casos", señaló López Ávila.

A pesar de lo llamativo de estos casos, siguen siendo una minoría en comparación con los entre veinte y treinta casos que se producen anualmente, dentro de la media nacional, generalmente producidos por intoxicaciones por el consumo accidental de productos del hogar (lejía y lavavajillas) y por fármacos. En esta categoría, los pediatras alertan que se ha producido un cambio de tendencia en los últimos tiempos. Si hace cinco años, lo habitual era que las intoxicaciones se produjeran por el consumo accidental de anticatarrales o paracetamol, en la actualidad lo más común es que se produzca por bendodiazepinas (sedantes) y psicofármacos que se encuentran en las casas sin el recipiente adecuado. "En la mayoría de los casos son no intencionales con niños menores de cuatro años que pescan un bote y se comen una o dos pastillas", detalla el especialista salmantino. Para ello, apela a que los fármacos se mantengan en el envase original y no se utilicen recipientes para guardarlos.
En el último campo donde se ha notado un repunte ha sido en los adolescentes (12-13 años) por el consumo de alcohol excesivo por un uso recreacional. A diferencia de hace más de una década donde se optaba de forma mayoritaria por los lavados gástricos, ahora lo más habitual es un tratamiento de soporte con suero y glucosa.

Fuente: La Gaceta de Salamanca

"Querer vivir", clave para no engancharse a las drogas

El activista Carlos Muñoz dio una charla el pasado 29 de mayo sobre una de las problemáticas que afectan a la sociedad actual: las drogas. Con su experiencia de ex-drogadicto y ex-preso señaló el drama que supone para muchas personas el mundo de las drogas al que se accede, en la mayor parte de los casos, como una vía de escape frente a problemas de la vida cotidiana o por un rechazo al modelo social imperante. En realidad el consumo de drogas no es la causa, sino el efecto de otros problemas que, en su opinión, sólo con el cambio social se evitarían. Un primer paso sería un socialismo democrático real, que está aún a varias generaciones de ser alcanzado, y más lejos aún de una sociedad sin estado, que es en buena medida responsable del problema. Porque la cruda realidad es que el mundo actual, con la colaboración expresa o tácita de ese estado, inducen ese consumo que sirve como control de masas. Una población drogada es más difícil que luche contra el sistema que una sana. Y el sistema, en el mundo actual, donde las personas son conducidas a la infelicidad a través del consumo capitalista, es el caldo de cultivo perfecto para acabar en las drogas.
Asimismo abordó las consecuencias más dramáticas que la adicción conlleva: la destrucción de la persona, con graves daños psíquicos pero también físicos, y en ocasiones las penas de prisión. Efectivamente, el coste de ciertas drogas no es asumible por buena parte de los drogodependientes, lo que conduce a una delincuencia que finaliza en muchas ocasiones con penas de prisión, de cumplimiento efectivo. De su paso por prisión, adonde fue a parar precisamente por su adicción a varias sustancias, recuerda la poca efectividad que en el tratamiento de los presos tiene el sistema carcelario actual, donde el consumo prosigue, si bien con las dificultades añadidas de estar privado de libertad.
En cuanto a las terapias de reinserción señaló que sólo son efectivas cuando la persona realmente quiere dejar las drogas y además se afronta el problema que está detrás, el que les ha conducido a depender de unas sustancias que consumidas ocasionalmente no son dañinas. No más al menos que el alcohol o el tabaco que, pese a no tener el agravante de que al consumidor se le considere un "yonki", producen en caso de adicción severa daños similares a las llamadas drogas duras o blandas. De ahí que insistiera varias veces a lo largo de la charla en la intensidad del consumo. Probar una droga no lo convierte a uno en drogadicto. Depender de ella, sea cual fuere (cocaína, heroína, alcohol, tabaco, hachís, drogas de diseño etc.), sí.
La clave está en "querer vivir". Levantarse cada día con esas ganas es lo que impide el refugio que suponen las drogas. Refugio temporal que no soluciona ningún problema y sólo contribuye a agravarlos cuando se convierte en adicción: destroza las relaciones familiares, laborales e incluso las sociales.

Finalmente respondió a varias cuestiones planteadas por el público asistente. Entre ellas y sobre la cuestión de la legalización de las drogas dejó claro que de producirse serviría para abaratarlas, garantizando asimismo una cierta calidad, pero se mostró cauto a la hora de la distribución. En caso de ser legalizadas no deben estar al alcance de cualquiera, puesto que sólo una sociedad muy madura tiene la capacidad para acceder a ellas de forma puntual sin engancharse. En cualquier caso, los beneficios económicos derivados de su posible legalización deberían ser destinados no a engordar las arcas públicas, sino al tratamiento de los afectados.

Fuente: Tercera información

Alertan que alcohol y drogas propician acosos sexuales en el ocio nocturno

Los abusos y el acoso sexual a las mujeres "no solo está exageradamente presente en el mundo de la noche, sino también fuertemente normalizado y a la vez invisibilizado" y en la mayoría de ocasiones el consumo de alcohol, en mayor parte, y de cocaína, en segundo lugar, son los detonantes.
Esta es una de las conclusiones de la primera fase del estudio "Noctámbul@s", que este jueves ha presentado en Barcelona la Fundación Salud y Comunidad (FSC) sobre la relación entre el consumo de drogas y los abusos sexuales en contextos de ocio nocturno. El estudio, financiado por el Plan Nacional Sobre Drogas del Ministerio de Sanidad y la colaboración de la Diputación de Barcelona, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona, también concluye que la utilización del cuerpo de la mujer como reclamo de la industria del ocio facilita el acoso sexual y el abuso de "baja intensidad", paso previo imprescindible para un abuso de mayor gravedad. El alcohol en mayor parte, y la cocaína en segundo lugar, se visibilizan como las sustancias más presentes en situaciones de abuso sexual en contextos de ocio nocturno, dejando en segundo plano otras drogas, según el trabajo. Los autores del estudio señalan que "mientras que el consumo de alcohol y otras drogas coloca a la mujer en una situación de mayor vulnerabilidad, en el hombre puede facilitar una dificultad de control de los impulsos y, por lo tanto, ser un facilitador de la agresividad".
La primera fase cualitativa del estudio, en la que ha participado la profesora de la Universidad de Granada Nuria Romo, lo ha presentado hoy la FSC en un acto al que han asistido 183 profesionales de entidades que intervienen en este ámbito y de diferentes administraciones que colaboran en el proyecto. La Fundación Salud y Comunidad pretende con esta investigación "iniciar una línea estable de trabajo específica desde el análisis y la intervención preventiva que aspira a cambiar la mirada de los jóvenes, pero también la de los profesionales que intervienen tanto desde la industria del ocio, como desde la prevención/reducción de riesgos". La primera fase de la investigación ha constatado la necesidad de abordar esta cuestión "desde el trabajo en drogas en contextos de ocio" y ha hecho "un primer esbozo sobre cuáles serían las cuestiones imprescindibles que tener en cuenta para incidir e intervenir en el fenómeno".
Los investigadores han concluido que el abuso y/o el acoso sexual es uno de los principales riesgos de la noche y que no existe una droga específica para ejercer la sumisión química, es decir, una sustancia concreta que anule la voluntad de la persona. "Aun así -según el trabajo-, son varias las sustancias (más el alcohol y los tranquilizantes) las que pueden generar efectos que lleven a situaciones de abuso o agresión sexual". "Contra el eco mediático, no hemos encontrado ningún caso de utilización de escopolamina o 'burundanga", señala el estudio, que indica que pub y discotecas concentran la mayoría de situaciones de acoso sexual y abusos de "baja intensidad", pero son en los espacios públicos y los pisos privados donde, a pesar de su inferior frecuencia, se dan las situaciones de abusos sexuales más graves.

Además, cuanto más avanza la noche más situaciones de abuso se registran y, en muchas ocasiones, estas agresiones vienen de personas de confianza o del entorno de la víctima. Por eso, las propuestas que plantean "Noctambul@s" quiere cambiar el foco de acción y dirigirlo no solo hacia el posible agresor, sino también hacia todos aquellos agentes que forman parte de la noche: personal de seguridad, camareros, personal sanitario y entidades y ONGs que intervienen en espacios de ocio nocturno.

Fuente: El periódico